La biblioteca de la Vida

Desde siempre, las religiones y filosofías orientales y gran parte de los filósofos clásicos hablaban de unas bibliotecas situadas en otro plano diferente a la Tierra en la que cada uno de nosotros teníamos un libro en el que quedaba escrito todo aquello que habíamos vivido en esta vida y las anteriores. Desde hace unos años, los pacientes en estado de hipnosis han descrito estos lugares de modo similar al que ya conocían en la antigüedad. El nombre de esta biblioteca es “biblioteca akásicas” o “archivo akásicos”. El Dr. Michael Newton es uno de los investigadores que mejor han relatado en la actualidad estos lugares.

Cada una de las cosas que experimentamos, cada cosa que hacemos o “hacemos no haciendo” desprende una energía que queda registrada en estos libros. A estas bibliotecas accedemos una vez que morimos en la Tierra, como parte del proceso de aprendizaje. Sin embargo, todo el mundo está invitado a visitarlas aun estando vivo en la Tierra una vez que haya conseguido cierto crecimiento personal y cierta práctica con la meditación, algo que se consigue fácilmente con la mera práctica.

La manera de visitar, estando vivos en la Tierra, estos lugares se puede hacer de dos modos: mediante viaje astral o mediante la meditación. Nosotros nos centraremos en la manera de conseguir visitarlas en meditación. Para conseguir realizar con éxito esta meditación, es necesario que hayas aprendido a meditar medianamente bien, esto es, que seas capaz de relajarte y concentrarte profundamente. Puedes ver nuestros post anteriores (primera parte y segunda parte) en los que explicamos cómo hacerlo. Bien, si estás preparado vamos a ello de la mano de un artículo que hemos adaptado  del portal “Red Mística”.

Meditación para visitar los archivos akásicos
Adaptado de “Red Mística”

A muchas personas les interesa acudir a estos archivos para consultar su libro de vida y conocer qué otras vidas han vivido. El interés por conocer las vidas pasadas no está en un mero conocimiento, sino que puede resultar interesante para sanar bloqueos que estemos reproduciendo en esta vida. Hay muchos métodos para viajar a los archivos akásicos: hipnosis, viajes astrales, etc. sin embargo nosotros recomendamos el uso de la meditación o visualización creativa. Son técnicas que todos nosotros podemos realizar con un poco de fuerza de voluntad y esfuerzo, y que no tienen ningún efecto secundario. Aunque existen innumerables tipos de meditaciones y visualizaciones creativas, aquí te proponemos una de las más sencillas y eficaces. Puede que te cueste un poco al principio, pero si la practicas con frecuencia pronto serás capaz de realizarla sin problemas. Y la meditación dice así:

1. Preparativos: es imprescindible un entorno adecuado. Busca un lugar tranquilo en el que puedas estar con la luz apagada o tenue que no te dé directamente, si hay buena ventilación puedes poner incienso, y es muy recomendable poner música clásica o espiritual que te ayude a relajarte. Debes estar sentado con la espalda recta. También puedes hacerlo acostado. Puedes hacerlo en una silla, o con las piernas cruzadas en un cojín en el suelo, o en una cama. Sea como fuere, debes estar muy cómodo.

2. Relajación: Haz ejercicio de relajación completo.

3. Protégete. Visualiza una esfera de luz que te rodea y en la que no puede entrar nada, sólo el amor y la bondad. Pide a tu Guía que te ayude y te proteja durante todo el proceso. Este paso es fundamental.

4. Visualización: Ya con los ojos cerrados y relajado, imagina un hermoso lugar que te haga sentir muy bien. No tengas miedo de imaginar imposibles. Explora en profundidad ese lugar durante un buen rato. Después cuando te sientas preparado visualiza un camino que parte desde ese lugar hacia un horizonte indefinido. Avanza por ese camino con serenidad y alegría, sabiendo que nada malo te va a pasar. Disfruta del paisaje a tu alrededor. Si lo deseas, no dudes en pararte a explorar parte del paisaje, o a respirar profundamente.

5. La biblioteca: después de haber avanzando un buen rato por el camino, ve imaginando que en el horizonte aparece la silueta de un edificio. A medida que te acercas vas descubriendo que esa silueta corresponde con una biblioteca. Cuando llegas a la entrada encuentras un cartel que dice: ARCHIVOS AKÁSICOS.

6. Entrando en la biblioteca: decides entrar. En la puerta, encuentras al bibliotecario. Párate un tiempo a examinarle bien. Puede ser de cualquier forma, hasta lo más increíble para ti. Cuando le hayas visualizado bien, pregúntale si puedes acceder a tu libro de vida. Espera la respuesta. Si te responde que no, es que todavía no estás preparado, así que dale las gracias y sal de la meditación respirando profundamente siete veces y abriendo los ojos despacio. Si la respuesta es que si, pídele amablemente que te lleve a tu libro de vida. En esa biblioteca hay infinitos libros y tú sólo te perderías.

7. Ante tu libro de vida: sigue al bibliotecario entre innumerables estanterías con libros. Después observa cómo se detiene, coge una escalera y de una de las estanterías saca un libro. Coge el libro con las manos y presta mucha atención a cómo te sientes. Obsérvalo con calma sin abrirlo. ¿Es gordo o delgado? ¿De qué color? ¿Tiene algún dibujo? ¿Te pesa?, etc.

8. Consultando el libro: una vez que te sientas preparado vas a consultar tu libro. Para ello pregúntate qué es lo que debes saber de tus vidas pasadas en este momento y ábrelo aleatoriamente. En ese momento pueden aparecer en tu mente imágenes, o simplemente puede que leas algunas líneas del libro. Mantente sereno en todo momento, recuerda respirar profundamente de vez en cuando y ve consultándolo poco a poco. Recuerda que la información puede venir de muchas maneras diferentes. Ten mucha paciencia y serenidad, procurando no interferir en la información con tus propios pensamientos. Si tienes alguna duda, pregunta sin miedo al bibliotecario.

9. De vuelta: cuando consideres que ya sabes suficiente o que quieres dejar la meditación, dale las gracias al bibliotecario y regresa por donde has venido. Recorre el camino hasta tu lugar ideal de descanso, mantente un tiempo allí disfrutando del buen ambiente y respira profundamente tres veces. Después abre lentamente los ojos y ve moviendo tu cuerpo, como si estuvieras desperezándote, hasta que te hayas recuperado del todo.

Otros conejos de “Círculo de búsqueda“:
Es imprescindible que registres en tu diario personal tus viajes al archivo, así podrás reflexionar con más calma sobre los resultados. Puedes pedir ayuda a tu Guía personal si en algún momento te sientes agobiado, perdido o asustado durante la meditación. Tu Guía suele aparecer para ayudarte durante todo el proceso las primeras veces. Si tienes algún familiar fallecido en el que confiabas, puedes pedirle que te acompañe y te serene durante el camino.

Anuncios

7 comentarios en “La biblioteca de la Vida

  1. ¡Hola!

    Interesante, estas bibliotecas actúan como calcomanías de nuestras actuaciones en la Tierra.

    En mi opinión, creo que pecamos de egocentricidad por parte del ser humano que cree que todo gira en torno a el, es decir, particularmente no me considero tan importante como para que se manifiesten dichas energías en recoger cada una de mis conductas y plasmarlas en un libro, cada uno ya somos concientes de nuestras conductas, nuestra conciencia ya actúa como disco duro frente a las acciones que hacemos, si debemos ratificar o no, y el recuerdo de cada una de ellas, por su consecuencia en el pasado fuera buena o mala.

    En si, por eso, me parece interesante, jamás pensé que pudieran exigir dicho planteamiento.

    ¡1 saludo!

    • ¡Hola Lluc!
      Entiendo lo que dices sobre que a veces pecamos de egocentristas, sin embargo, en este caso de las bibliotecas, es así. No hace mucho tiempo que me enteré de la existencia de estos lugares, y desde que comencé a investigarlo me pareció dudoso, hasta que decidí comprobarlo por mí mismo… y ha sido una experiencia impresionante. Te invito que lo pruebes… te va a encantar!!
      Un abrazo enorme, compañero, y gracias por estar ahí.

  2. ¡Hola!

    Tenía una duda referente a este tema.

    En el caso de las personas que nacen en África y que por desgracia mueren, ya que desde que nacen hasta que mueren están viviendo en condiciones de pobreza, miseria, ¿que aprendizajes puede recoger el libro?

    Gracias por vuestra atención.

    Un saludo, cordialmente.

    Lluc

    • Hola Lluc!
      El tema de la gente que lo pasa extremadamente mal, como la gente de la que hablas, son asuntos delicados. Ellos, en su libro, recogen precisamente las experiencias que viven desde la pobreza. Es gente, sin duda, más evolucionada que nosotros.
      Un abrazo!

  3. Muy interesante todo lo que explicas, sólo que no me atrevo a hacer ese viaje, pienso que hay que estar bién preparada, no porque tenga miedo, no, debe ser fuerte, impresionante lo que encuentres en tu libro. Es como hacer un racconto y para eso hay que meditar, reflexionar antes y luego atreverte a ver tu libro. Upss… me dejaste pensando…y dudando…..un abrazo, gracias por tan interesantes temas.

    • Hola Kathy!
      Lo bueno de la energía universal es que a cada uno le da lo que necesita saber. Estos viajes (a través de meditación, no a través de viaje astral) son impresionantes, muy amorosos. Yo te invito a que lo hagas… sólo puede salir bien. De todos modos, si ahora no te atreves no te preocupes. Sabes que lo que tenga que ser… será!
      Un abrazo muy fuerte, compañera!

  4. probé a hacer la meditación que decíais para acceder a los archivos de vida. fue la experiencia más bonita que he tenido nunca haciendo meditación. Sentí un amor a mi alrededor que no puedo explicar. pude entrar a esos archivos y ver, vagamente, mi libro. fue una experiencia única sin embargo tengo un problema y es que unos días después traté de hacerlo de nuevo y el bibliotecario que había allí y que me había acompañado la vez anterior me dijo que no podía entrar, que se me había dejado la primera vez para que viera que eso existe y lo maravilloso que es, pero que yo no tenía el crecimiento necesario para entrar y me tuve que marchar

Los comentarios están cerrados.