El aura humana

Desde la antigüedad, el hombre se ha preguntado a que era debido cierta luminiscencia corpórea que podía ser observada en determinados personajes de gran relevancia, sobre todo en aquellos considerados de procedencia divina. Así ya en el antiguo Egipto, podíamos observar como determinadas figuras de diosas o dioses, eran representados con una especie de aureola en la parte superior de la cabeza, tal seria el caso de la diosa Sekmek. Esta cualidad se fue manteniendo con el paso de los tiempos, y en todas las culturas conocidas, podremos observar como dicho fenómeno se sigue representando en los distintos grabados y pinturas, donde a determinados personajes de tipo religioso y espiritual, como Buda, Mahoma, Moisés y sobre todo Jesús, por poner un ejemplo, son representados con un fulgurante halo de luz, que les rodea la cabeza. ¿Pero, porqué ocurre ese fenómeno?, ¿qué es el aura ?

Una definición que englobaría lo mayoritariamente aceptado sobre el Aura , vendría a decir lo siguiente : “El aura se puede considerar como un campo de fuerza o energía vital que envuelve a todo ser existente en nuestra naturaleza, seres humanos, animales y plantas, e incluso hasta los metales y minerales, poseen un tipo de aura especifico que los rodea.”

El campo de fuerza energético del aura humana, es producido por las distintas vibraciones y frecuencias, que emanadas de nuestro cuerpo, a través de los distintos puntos energéticos o Chakras (en sánscrito significa rueda, y su descripción se correspondería con las emanaciones de energías, destinadas a controlar el caudal y configuración que el sistema cuerpo-mente necesita, estando dicha energía compuesta de una materia sutil, la cual se hace imperceptible al ojo humano no experimentado), se manifiesta mediante una gama de emanaciones lumínicas de una frecuencia de espectro ultravioleta, por lo que generalmente, no es perceptible a la visión humana, exceptuando a aquellas personas que manifiestan poseer cierta facultad de clarividencia y que se podría relacionar con un determinado tipo de plasticidad de dichos individuos en el cristalino del ojo. A este respecto, y como ejemplo ilustrativo, podríamos comprobar como los bebes y algunos niños de corta edad, son sensibles a estas manifestaciones, cargadas de luminosidad y colorido, de las personas que se encuentran a su alrededor, así como del resto de los seres vivos, y que no es otra cosa que lo que se da en denominar el aura.

En el aura podremos observar una amplia gama de colores, estos van desde el blanco, hasta el violeta, a imagen y semejanza de los que podemos ver en el arco Iris. Esta gama de colores, dependerá como ya hemos comentado anteriormente, de la longitud de onda, o frecuencia de tipo electromagnética, que controlan y procesan los chakras , los cuales además, tienen la facultad de incidir sobre las secreciones de las glándulas hormonales.

Cuando los chakras funcionan correctamente, se emite una luminosidad homogénea y de tonos suaves, en el espectro ultravioleta, lo que indica una correcta armonía del cuerpo y la mente. Al contrario, los desordenes físicos y psíquicos, son los responsables del cambio de color del aura, pasando a visualizarse colores oscuros o con manchas, aspecto que nos indicará una deficiencia a nivel físico, como enfermedades de tipo degenerativas, cáncer, procesos infecciosos, etc., así como desarreglos hormonales y psíquicos. A nivel espiritual , se interpreta como indicación de el grado de elevación que posee el individuo. De ahí la gran importancia que la visualización del aura ha tenido siempre para los estudiosos y entendidos del tema, donde hasta hace poco tiempo solo era posible acceder a través de las facultades de clarividencia.

Es a partir del siglo XVI que Paracelso, lo define de forma científica, y describiendo al aura como algo que se asemeja a una esfera de fuego. Posteriormente, cada vez son mas las personalidades científicas que estudian el fenómeno, así dos siglos después es Franz A. Mesmer, quien realiza los estudios que le llevan a presentar la teoría del magnetismo animal, descrita como una energía de tipo electromagnética , la cual posee la facultad de poder ser transmitida de un ser a otro, demostrando excelentes facultades para la sanación.

Ya en pleno siglo XIX, se desarrollan varios experimentos encaminados a demostrar físicamente el aura. Así en el año 1845, el químico alemán Barón Karl Von. Reichenbauch, publicó un libro describiendo un experimento sobre el aura, en el que aludía a las percepciones por el recibidas, procedentes de ciertos tipos de cristales, así como de los polos de los imanes, llevándolo a cabo con varias personas, las cuales encontrándose a oscuras en una habitación, visualizaron emanaciones lumínicas de energía, procedentes de las extremidades de las personas que allí se encontraban, ocurriendo de forma similar con animales y plantas. Las emanaciones lumínicas eran de diferentes colores, destacándose el rojo, el violeta, el naranja, y el verde.

Inmediatamente después ya en el siglo XX, durante el año 1.911, el Dr.J. Kilner, gran estudioso electricista, y encargado del área de electroterapia del Hospital de Santo Tomas en Londres, sirviéndose de unas láminas de cristal preparadas con dicianina, pudo demostrar la existencia física del aura de los seres vivos, al descubrir como es posible observar el aura humana a través de la luz ultravioleta.El Dr. Kilner gracias a la observación que realizó sobre el aura, pudo formular un método que le permitiría diagnosticar las enfermedades incluso antes de que apareciesen. El sistema que el Dr. Kilner siguió para visualizar el aura con las mencionadas placas fue el siguiente:

“La persona a la que se pretende visualizar el aura, debe de situarse delante de una tela de fondo blanco (aunque también lo realizó con el fondo negro) dentro de una habitación oscura. Es imprescindible que el sujeto se encuentre desnudo en la parte del cuerpo que se desea visualizar, ya que la ropa impide ver el aura. Llegados a ese punto, el observador deberá de mirar a través de la lámina tratada con el producto químico llamado dicianina, a la luz del día, para posteriormente cerrar los ojos y, con la persiana bajada , a fin de que la habitación se encuentre totalmente a oscuras, visualizar el aura “.

Así fue como el Dr. Kilner pudo demostrar al mundo de que el aura humana existía y era posible su visualización, considerándose un hecho probado de forma científica. Gracias a este descubrimiento sobre el aura, se pudo conocer cada vez con mayor exactitud su composición. Así, tendríamos que el aura está compuesta por varias capas, cada una superpuesta sobre la anterior, y que partiendo del contorno del cuerpo físico, se va extendiendo hacia el exterior del mismo, llegando a percibirse con total claridad hasta tres de estas capas, y a las cuales se les denominó de acuerdo a la siguiente descripción:

Primera capa o Doble Etéreo : En dicha capa se puede observar una pequeña franja oscura de un color gris claro, extendida por todo el cuerpo, ajustándose con total exactitud a la forma corporal. La segunda o Aura Interior: En esta segunda capa se observa que su anchura es de unos seis centímetros, e igual que la primera también se ajusta al contorno del cuerpo, presentando una mayor coloración o no, dependiendo del estado de salud de la persona, tanto a nivel físico como psíquico o emocional. La tercera o Aura Exterior: Esta capa comienza donde termina la segunda capa o Aura interior, y su anchura comprende de ocho a quince centímetros.

Otro fenómeno de gran importancia al que el Dr. Kilner le prestó atención, fue el comprobar como, cuando coincidían dos tipos de auras, unas fuertes y sanas y las otras auras, débiles sin apenas energía, estas últimas auras débiles, absorbían la fuerza de las otras auras fuertes y sanas.

De ahí que muchos clarividentes y psíquicos, cuando detectan a ese tipo de auras débiles, evitan el contacto con ellas a toda costa, ya que en caso contrario, no solo pierden parte de su energía positiva, sino que pueden tardar mucho tiempo en volver a recuperar sus facultades. De la misma manera, los clarividentes y psíquicos, que pueden observar el aura, manifiestan que las emanaciones de luz provienen desde el interior del cuerpo, penetrando en la materia desde distintas dimensiones. Gracias a la cámara Kirlian, y a la posibilidad de fotografiar el aura, hoy día es aceptada a nivel mundial su existencia, así como conocer una amplia gama de los colores que la componen.

En la decada de los años 30, lo esposos Kirlian, descubren el modo de hacer fotografias del aura de los seres vivos. Poco después en el año 1920, los esposos Kirlian, tras realizar varias pruebas intentando construir una cámara fotográfica convencional, de forma casual, se dieron cuenta de que habían descubierto algo más, ya que dicha cámara fotográfica, no plasmaba las imágenes del modo conocido, sino que lo que se quedaba plasmado era el aura de los seres vivos. Esta cámara fotográfica, llamada cámara kirlian, en honor a sus descubridores, ha permitido conocer aspectos del aura, hasta entonces desconocidos, y aún hoy día es, en su modelo actualizado, el mejor sistema existente para poder visualizar y plasmar el aura de los seres vivos, además de un sin fin de aplicaciones, tanto en el campo esotérico, como físico y psíquico, así como ser un valioso instrumento de diagnostico de enfermedades, con asombrosa exactitud, incluso adelantándose a la sintomatología de la enfermedad. Todo esto es debido a que – como ya es reconocido por la ciencia – cualquier tipo de padecimiento o enfermedad que se produzca en el ser humano, se ve reflejado en un primer lugar en los cambios producidos en los puntos y flujos energéticos de la persona afectada, para después verse reflejada en la materia. De esta forma, podremos observar como a consecuencia de dichos desequilibrios, la emanación lumínica se manifiesta con ciertos colores de mayor fuerza o que predominan sobre los demás, lo que permite identificar el tipo de enfermedad y los órganos que se encuentran enfermos, al estar dichos colores localizados en los mismos. Pero no solo posee utilidades médicas, también puede usarse para conocer si el estado de una persona está alterado, si miente, o si no profesa tanto amor como dice tener por su pareja, y ello es posible conocerlo a través de la coloración del aura, que se verá alterada, con respecto a su estado normal.

De entre todos lo matices de colores posibles, a continuación conoceremos una representación de los más determinantes y su simbología en el carácter de la persona que lo posee, con una pequeña descripción de lo que generalmente los entendidos del tema tienen reconocido, sirviendo de guía para todos aquellos que decidan estudiar y conocer con mayor detalle el fenómeno del aura humana. Estos colores son:

ROJO La persona cuyo color rojo es el que predomina en su aura, tenderá a ser una persona que posee grandes dotes de ambición, decidida a lograr todo lo que se proponga, tiene una visión optimista de la vida, lo que le da fuerzas para afrontar cualquier obstáculo que se le pueda presentar. Siente una atracción especial por los deportes de aventura, demostrando poseer gran cantidad de energía. Tiende a realizar trabajos de responsabilidad, donde sabe destacar por sus excelentes dotes de mando y de estrategia. Sabe relacionarse con los demás, siendo muy estimado por quienes lo conocen, ya que siempre están dispuestos a dar todo el cariño y lo necesario para complacer a sus seres queridos. Si el color rojo no es el predominante, pero está en segundo termino, esto indicará que la persona se encuentra pletórica de energía y dispuesta para afrontar cualquier objetivo. Pero el color rojo también puede representar cualidades negativas, al convertir toda la energía que posee, en una obsesión que le lleve a resultar ser una persona egoísta, autoritaria, caprichosa e irritable. Todo lo anteriormente expuesto, lógicamente dependerá de ciertos matices y tonalidades del color rojo.

PLATA La persona cuyo aura predominante es de color plata, presentará una gran capacidad para la creatividad, siendo además quien demostrará poseer mayores ideales. Posee también gran capacidad de poder mental, que combina con el misticismo y la espiritualidad, aunque no siempre lo consigue armonizar. Las personas con el aura del color plata, pueden ser unos excelentes escritores de historias fantásticas, si bien es aconsejable que sepan tener los pies en el suelo. Cuando el color plata del aura, se encuentra en segundo plano, indicará un estado de realidad fantasiosa, donde el sujeto observa su futuro desde otra realidad.En el aspecto negativo del aura de color plata, encontraremos a un sujeto totalmente pasivo ante la vida, recurriendo a sus sueños como única salida a los problemas de la vida real.

AMARILLO La persona cuyo color predominante del aura es el amarillo, al igual que con el naranja, posee una gran capacidad de sociabilidad, entregándose por completo a atender a los demás. Destaca su gran capacidad de lucidez e innovación de ideas. Necesitan estar constantemente en contacto con otras personas. Están muy capacitados para ser excelentes educadores o profesores. Si el color amarillo no es el predominante, indicará que es el momento de poner en marcha todas las ideas , ya que podrá conseguir la atención necesaria. En cambio, en el aspecto negativo, el color amarillo indicará que la persona puede convertirse en un crítico de si mismo y de todo lo que le rodea, llegando a aparecer ante los demás como una persona amargada.

VERDE La persona cuyo color predominante del aura es el verde, posee un encanto especial, algo que le hace sentir muy próximo a los demás , siendo habitual encontrar en las personas que poseen este color de aura como predominante, una clara inclinación hacia profesiones como la medicina o sanación. Sufren mucho si no pueden ayudar a otras personas, por eso ponen todo su empeño en conseguir aquello que puede suponer una ayuda para los demás, y lo suelen conseguir. Si el color verde del aura, no es el predominante, nos estará indicando una etapa de cierta sensibilidad a nivel universal, donde la mayor ilusión estriba en poder hacer algo por cualquier causa mundial, además de manifestar una mayor seguridad a nivel personal. En el aspecto negativo, la persona cuyo color de aura predominante sea el verde, podría volverse una persona carente de todo sentimiento de piedad, así como manifestar un elevado egoísmo e irritabilidad.

AZUL La persona cuyo color predominante del aura es el azul, presenta gran capacidad para la comunicación interpersonal, así como demostrar su alto nivel idealista, y sinceridad, aunque ello le pueda suponer algún inconveniente. Son personas extrovertidas, y poseen ciertas facultades intuitivas. Cuando el color azul del aura, no sea el predominante, estará indicando que se atraviesa una etapa de máxima seguridad personal y de bienestar, así como compartir con los demás todo aquello que pueda resultar de interés. Contrariamente, en el aspecto negativo del color azul, la persona podría aparecer como altamente inestable, pasando de la felicidad a la tristeza, y en casos donde puedan ser influenciados, aparecerían los estadios relativos a la depresión o el estrés.

INDIGO La persona cuyo color predominante del aura es el índigo, demostrará gran capacidad de afecto y comprensión hacia los demás, siendo su mayor cualidad la capacidad de comprensión y el consejo para con los demás, hecho que le vale el afecto de todos los que lo rodean. Al igual que el color azul, posee una gran capacidad de intuición, si bien también sabe encontrar el equilibrio entre la lógica y los sentimientos. Sabe encontrar la felicidad en las cosas cotidianas de la vida, a la vez que profundizar en los aspectos realmente importantes. Cuando el color índigo no es el predominante, indicará un estado de plena felicidad y tranquilidad, con fuerzas para afrontar cualquier posible inconveniente. Igual que ocurre con el color azul, la persona con el aura de color índigo posee excelentes cualidades para ejercer como buen consejero. Pero en el aspecto negativo del aura de color índigo, este puede representar todo lo contrario de los aspectos positivos, es decir, la persona podría aparecer como manipuladora, y llegar a la frustración, lo que la llevaría a una grave depresión y angustia.

VIOLETA La persona cuyo color del aura predominante es el violeta, posee la cualidad de ser altamente espiritual. Este color es el que se podrá observar en personas cuyo propósito en la vida es el crecimiento espiritual, quedando en un segundo plano todo lo relacionado con lo material. Son excelentes canalizadores hacia todo lo espiritual, donde, si están preparados, pueden obtener resultados sorprendentes entre lo espiritual y lo material, siendo este color del aura muy común entre las personas dedicadas profesionalmente al mundo de lo esotérico. Cuando el color violeta del aura lo encontramos en un segundo plano, estará indicando que se ha entrado en una etapa de encuentro con el ser interior, donde las experiencias intimas adquieren una transcendental importancia. En el aspecto negativo del aura de color violeta, nos indicaría que la persona ha entrado en una fase de aislamiento espiritual, por considerarse superior a todo lo mundano, lo que en definitiva se vuelve contra su propio propósito de crecimiento espiritual, llegándose al extremo de quedar totalmente desconectada del mundo.

ROSA La persona cuyo color predominante del aura es el rosa, mostrará un carácter especialmente sensible y sentimental. El color rosa lo encontraremos en las personas cariñosas y enamoradizas, no en vano es el color del amor. Son capaces de luchar hasta lo increíble por conseguir el amor deseado, y suelen conseguirlo. Cuando el color rosa del aura lo encontramos en un segundo plano, indicará que la persona ha llegado a una situación de máxima estabilidad, tanto a nivel de pareja como con la propia persona. En el aspecto negativo del aura de color rosa, encontraremos a una persona sentimentalmente débil , quien además carecerá de autoestima y personalidad. esta situación la hace especialmente necesitada del cariño y la estima de los demás, sin la cual puede llegar a sufrir grandes depresiones.

BRONCE La persona cuyo color predeterminado del aura es el bronce, es aquella que siente amor por todos y por todas las cosas, solo tienen buenas intenciones hacia todo cuanto dirigen su atención, son inocentes de corazón, algo que solo podemos encontrar en los niños. Poseen una predisposición innata hacia las ayudas humanitarias, así como son incansables defensores de las causas perdidas, a la vez que luchadores empedernidos en evitar las injusticias, lo que en algún momento les acarrea mas de un problema, por su extremada confianza hacia los demás, al pensar que también son como ellos. Cuando el color bronce del aura es presentado en segundo plano, estará indicando un estado de total armonía con el resto del mundo, sintiendo la vibración que solo el amor es capaz de emitir. Al contrario, en el aspecto negativo, la persona con el aura color bronce, puede llegar a resultar insoportable, donde la ambición por alcanzar sus objetivos lo definirian como el autentico “trepa”. En este caso su capacidad para disimular su verdadero aspecto, puede llegar hasta aparentar cierta amabilidad, cuyo único fin será el poder llegar a la manipulación de quienes le rodean.

NARANJA La persona cuyo color predominante es el naranja, demostrará gran capacidad de sociabilidad, así como una actividad constante en todas sus funciones. Ello les posibilita el poder intervenir como árbitros en las disputas que se presentan entre sus amistades y allegados, por lo que son muy apreciados por todos ellos. Poseen una gran sensibilidad y capacidad de adaptación, demostrando su sinceridad hacia las personas amadas. Necesitan saberse necesarias. Cuando el color naranja no es el predominante, indicará que la persona en cuestión , está muy motivada en el plano familiar, o hacia sus amistades, manifestando un estado de armonía y paz. En el aspecto negativo, el color naranja, indicará que podrían desarrollarse las cualidades contrarias a las que le correspondería como color predominante, volviéndose egoísta e insoportable, dando la sensación de despreocupación por todo lo que le rodea.

DORADO La persona cuyo aura predominante es de color dorado, presentará una gran capacidad de energía y fuerza de voluntad, marcándose sus objetivos como metas muy elevadas, que suelen conseguir. La persona con el aura de color dorado, resulta altamente convincente y despierta admiración hacia su capacidad de conseguir sus propósitos. Cuando el color dorado del aura se encuentra en segundo plano, indicará que se está llevando a cabo un gran esfuerzo por conseguir el objetivo propuesto, siendo un buen indicativo de la situación. En el aspecto negativo de la persona cuyo color del aura es el dorado, encontraremos una exigencia desmedida hacia si misma, por conseguir sus objetivos, llegando a provocar una gran frustración si no lo consigue alcanzar, a la vez que puede provocarle graves enfermedades de tipo depresivas o de estrés.

BLANCO La persona cuyo color predominante del aura es el blanco, posee, en menor grado, todas las cualidades de los demás colores. Son personas a las que les atrae la vida tranquila y familiar, sin tener necesidad de grandes ideales, pero que poseen una gran capacidad de creatividad e imaginación.Cuando el aura de color blanco está en segundo plano, estará indicando un periodo reflexivo y de vida sencilla a la vez, sin complicaciones. Pero en el aspecto negativo del aura de color blanco, indicaría que la persona en cuestión atraviesa un estado de profundo egoísmo, así como despertar desconfianza entre sus amistades, volviéndose déspota y creída.

Estos colores anteriormente descritos, a modo de ejemplo, representarían los colores básicos, dependiendo de sus tonalidades, brillantez, u oscuridad, el que sean positivos o negativos.

Texto:  José Luis Giménez *

*Círculo de Búsqueda no tiene ninguna relación con la web de la que se ha extraído el artículo, así como no tiene por qué estar de acuerdo con algunas de las cosas que en ella se digan.

Anuncios