Formas de Pensamiento

Presentación
Por Círculo de Búsqueda

Los pensamientos que a diario emitimos tienen más implicación en nuestra vida de lo que creemos. La psicología, la filosofía e incluso la neurología han estudiado el pensamiento de manera física, a nivel cerebral y conductual. Sin embargo, el pensamiento no sólo actúa en el plano físico, sino que repercute en los planos astral y mental. 

Para adentrarnos en este interesante tema, hemos invitado a D. Antonio Castillo, Presidente de la Rama “Fraternidad” de la Sociedad Teosófica de Paraguay, fundada en 1925. En este texto nos presenta los tres puntos clave: Qué son las formas de pensamiento, cómo influyen en nuestra vida y cómo podemos manejarlas. Aunque el tema que nos ocupa es muy amplio, D. Antonio nos ha resumido en estos puntos los aspectos fundamentales y, a partir de ahí, cada uno de nosotros puede comenzar su propia investigación.

Si tras leer el texto que hoy presentamos aquí alguien quiere seguir profundizando, os recomendamos el libro “Formas de pensamiento” de C.W. Leadbeater (autor del que ya hemos hablado y leído en el Círculo) y Annie Besant, el cual puede leerse gratuitamente desde este enlace:http://es.scribd.com/doc/33681186/Formas-de-Pensamiento-Annie-Besant-y-Charles-Leadbeater

Antes de comenzar, queremos agradecer la disposición y la amabilidad tanto del invitado de hoy como del resto de miembros de la Rama “Fraternidad”; también, de manera muy especial queremos dar las gracias a Dña. Isabel Torales, sin cuya colaboración no habría sido posible este encuentro.

FORMAS DE PENSAMIENTO
Por D. Antonio Castillo

Queridos amigos de Círculo de Búsqueda,

Los hermanos de la Sociedad Teosófica de Paraguay participamos hoy aquí a los efectos de intercambiar conocimientos en el estudio de la teosofía, ya que de hecho somos todos estudiantes de teosofía, algunos con algo más de conocimientos, que es lo que deseamos compartir.  Las respuestas que presentamos a continuación son hechas  recopilando información de textos, artículos y escritos de revistas teosóficas, las cuales hemos resumido, compaginado y adaptado a las preguntas.

¿Qué son las formas de pensamiento?

Para una mejor comprensión diremos que el estudio del pensamiento es una de las partes más interesantes del reino que existe entre el mundo físico y el mundo astral, y el plano mental. Se estudia preferentemente la anatomía y la fisiología del cerebro; tratando de establecer una psicología sana luego pasan a la región de los sueños de las ilusiones y de las alucinaciones, desde el momento en que tratan de crear una ciencia experimental con objeto de establecer clasificaciones y leyes penetran inmediatamente en el plano astral.

Todo pensamiento que tenemos da origen a una serie de vibraciones, las cuales en el mismo momento actúan en la materia del cuerpo mental bajo este impulso, el cuerpo mental proyecta al exterior una forma determinada por la misma naturaleza de estas vibraciones, de igual modo que en un disco cubierto de arena, se forman ciertas figuras bajo la influencia de una nota musical. En esta operación se produce una especie de atracción de la materia elemental del mundo mental; materia de una naturaleza particularmente sutil.

De este modo, tenemos una forma de pensamiento pura y simple, una entidad viviente de una actividad intensa, creada por la idea que le dio nacimiento; si esta forma es constituida por la materia más sutil será tan poderosa como energía y podrá, bajo la dirección de una voluntad tranquila y firme, desempeñar un papel de alta trascendencia.

¿Cómo influyen en nuestra vida?

El efecto, que es la creación de una forma definitiva, con la esencia elemental; que es una manifestación semi-inteligente que nos rodea, vivificando a la vez la materia del plano astral y mental, fácilmente moldeada bajo la influencia del pensamiento humano. Y todo impulso que brote del cuerpo mental o astral, crea una especie de vehículo temporal que se reviste con esta materia vitalizada.

Es así como un pensamiento o impulso, se convierte por un tiempo determinado, en una especie de entidad viviente en la cual la forma de pensamiento será el alma, y la materia vivificada el cuerpo. Esta materia mental y astral llamada  “Esencia elemental” también recibe el nombre de “elementales”.

Si el pensamiento de un hombre o sus sentimientos son proyectados hacia una persona determinada, la forma de pensamiento irá directamente a su objeto y afectará los vehículos astral y mental de quien lo recibe.

Si alguien piensa solo en sí mismo, egoístamente la forma ira constantemente cerca de su emisor, lista para actuar sobre él mismo cuantas veces esté en estado pasivo, puede ser cuando se entregue al descanso  y su mente esté pasiva. Si la conciencia de este ser está despierta hasta cierto grado, se dará cuenta de este hecho y quizás diga: “El diablo me está tentando”, la verdad es una reacción de sus propias formas de pensamiento, influenciando así en nuestras vidas.

¿Cómo manejarlas?

Antes que, ¿cómo manejarlas?, deberíamos de saber qué efectos producen determinados pensamientos de manera a dejar de producirlos o, seguir produciéndolos con las debidas modificaciones.

Las formas de pensamiento dirigidos hacia un individuo determinado, producen efectos bien definidos. Estos efectos son en parte reproducidos en el aura del que recibe los pensamientos y los fortalece o son rechazados. Pensamientos llenos de amor y deseos de proteger, dirigidos con energía a un ser querido, creando formas que van hacia esa persona y permanecen en su aura como un guardián, como un escudo.

Estas formas de pensamiento buscarán todas las ocasiones de ser útiles; todas las oportunidades de proteger y defender a aquel hacia quien ha sido enviado, mas no por un acto consciente y voluntario, sino por una obediencia ciega al impulso que la creara. El resultado será fortalecer las corrientes benéficas que están  en el aura y debilitar las corrientes perniciosas que podrían encontrarse en ella. De este modo, creamos y mantenemos cerca de los que amamos verdaderos ángeles guardianes, y más que una madre al orar por su hijo ausente ha construido barreras protectoras en torno a él, aunque haya ignorado como pudo ser que sus plegarias hubiesen producido efecto.

En el caso en que pensamientos malos o buenos son proyectados hacia personas determinadas con el fin de que lleven a cabo una misión, deben encontrarse en el aura de aquel que los recibe, materiales capaces de responder a sus vibraciones. Ninguna combinación de materia puede vibrar fuera de ciertos límites y si la forma de pensamiento está más allá de los límites en que el aura es capaz de vibrar, no puede afectarla de ninguna manera.

Por consiguiente, el pensamiento retrocede al que lo ha generado con una fuerza proporcional a la energía empleada para proyectarla. Por esto se ha dicho que un corazón puro y un espíritu elevado son los mejores protectores contra el asalto de los pensamientos de odio; pues el corazón y el espíritu puros construirán un cuerpo astral y un cuerpo mental compuestos de materia fina y sutil que no pueden responder a las vibraciones pertenecientes a una materia más densa y grosera.

Un pensamiento envidioso o de odio puesto en movimiento con fines perversos se encuentra con que al tocar un cuerpo puro como el que acabamos de nombrar, es rechazado y retrocede con todas su energía. Sigue la línea de menor resistencia que lo ha conducido y llegando a su progenitor, lo hiere. Como éste posee en la materia de que se compone su cuerpo astral y su cuerpo mental elementos semejantes a los que constituyen tal forma de pensamiento, ésta suma sus vibraciones con las otras correspondientes y al fin el creador del mal pensamiento sufre justamente lo que quiso hacer sufrir a otro.  Así pues, las maldiciones y las bendiciones son comparables a los pájaros que instintivamente vuelven a su nido.

Se comprenderá, pues, los peligros que existen en dirigir pensamientos de odio a un hombre muy evolucionado. Las formas de pensamiento enviadas contra él son impotentes para alcanzarlo. Pero, por el contrario, retroceden hacia sus creadores y los hieren mental, moral y físicamente. Así pues, manejamos los pensamientos teniendo en cuenta los posibles resultados.

Anuncios