¿Qué es el Reiki?

Por Fernando Mejorado para Círculo de Búsqueda | 

Cada vez con más frecuencia vemos en los medios de comunicación, en diferentes libros o revistas o escuchamos a través de personas cercanas a nosotros la palabra Reiki, pero ¿qué es realmente el Reiki? En este artículo intentaré dar una explicación que os acerque a este concepto y a todo lo que él supone. Hablaré sobre su origen, sobre cómo funciona realmente, qué beneficios tiene, etc. así como de mi propia experiencia con él, basada en mi labor como voluntario en el Hospital Jiménez Díaz, donde doy sesiones en las áreas de quimioterapia, oncología y cuidados paliativos, así como las sesiones que realizo a pacientes particulares, familiares y amigos.

Origen del Reiki

Hablar de la historia del Reiki, es hablar de su fundador Mikao Usui. El Dr. Usui nació en un distrito de Kyoto (Japón) en 1865, dentro de la tradición budista. De niño estudió Kiko, una versión japonesa del Tai Chi; el Kiko se enfoca en el movimiento de energía, o Ki, y algunos practicantes podían sanar usando las manos.

Durante toda su vida, Usui buscó la sabiduría, estudiando medicina, religión y psicología. Con este objetivo, viajó por Japón, China y Europa. Fue un exitoso hombre de negocios por algunos años, pero en 1914 decidió convertirse en monje budista. Volvió al Monte Kurama, donde había practicado Kiko de niño para hacer un retiro. Después de ayunar y meditar durante 21 días, experimentó una luz poderosa entrando por su corona, vio unos símbolos dentro de la luz comprendió que esa luz era la energía de Reiki. Después, fue capaz de canalizar dicha energía y sistematizar su desarrollo.

¿Qué es el Reiki?

“Rei” significa “universal” y “Ki” significa “energía”, de modo que la palabra Reiki se puede entender como “Energía Universal. A grandes rasgos, podríamos definir el Reiki como una técnica japonesa de imposición de manos en la que el terapeuta hace pasar energía a través del paciente con la intención de equilibrar sus estados energéticos a niveles físicos, emocionales, mentales y espirituales.

Todo el mundo puede canalizar Reiki una vez que haya recibido una iniciación. La energía universal nos rodea y fluye a través de nosotros. Lo recibimos indirectamente por la luz del sol, el aire, agua y comida. Probablemente para todos nosotros ha sido posible conectarnos con esa energía sanadora cuando éramos niños, pero con el estrés, problemas emocionales, incertidumbres, y nuestro deseo de encajar y complacer a los demás, nuestra capacidad de conectarnos fue disminuyendo con el paso de los años. Todos hemos experimentado el poder de una caricia para aliviar, dar consuelo y sanar. A través de las alineaciones de Reiki, podemos reestablecer esa conexión para que tengamos una unión directa con esa energía sanadora una vez más. Reiki es una herramienta poderosa para ayudar a relajarse, disminuyendo la ansiedad y tensión, calmando la mente y también el cuerpo. Actúa en todos los niveles (físico, mental, emocional y espiritual) ofreciéndote la oportunidad de hacer algo para ayudarte a ti mismo en cualquier situación. Además, no sólo te ayuda en tu desarrollo personal, sino que también te permite ayudar a otras personas. Con el Reiki consigues encontrar tu propio poder y aprender a confiar en ti mismo y en el Universo. Se puede dar Reiki a personas, plantas, animales, agua, comida… prácticamente a todo lo que podamos imaginar.

Niveles de Reiki

Hay tres niveles diferentes de Reiki:

Primer Nivel
En el primer nivel se abre el canal energético, permitiendo que el alumno canalice Reiki en el nivel físico principalmente. El alumno puede canalizar el Reiki para sí mismo o para otras personas. Después de la alineación, el alumno puede notar la energía fluyendo sutilmente a través de sus manos. Puede percibir eso en diferentes maneras (calor, frio, hormigueo, o simplemente una sensación extraña en las manos). Todo el mundo puede hacer este nivel. No hace falta experiencia previa. La alineación conecta el sistema energético del alumno a la energía Universal del Reiki. Eso puede soltar bloqueos energéticos, equilibrando y armonizando los centros energéticos más importantes del alumno (chakras). La alineación abre el canal central energético desde la corona hasta la parte más baja de la espina dorsal. Conecta al alumno a la energía Universal permanentemente, permitiéndole canalizar la energía cuando quiera. Al principio la cantidad de energía canalizada puede variar día a día, pero con el tiempo si el alumno sigue usando el Reiki, la energía se hace más constante.

Segundo Nivel
Hace falta que el alumno se haya alineado con el primer nivel y que haya practicado suficientemente para que la energía fluya sin grandes variaciones de intensidad. Normalmente habrá pasado por lo menos 3 meses desde que se iniciara en el nivel 1. En el segundo nivel se abre el canal central aún más para que el alumno pueda canalizar más energía. El estudiante recibe aquí tres símbolos:

  • El símbolo del Poder. Este símbolo aumenta la energía canalizada. El estudiante usa este símbolo para conectarse y desconectarse a la energía de Reiki. Se puede usar este símbolo para limpiar y purificar sitios energéticamente.
  • El símbolo Mental / Emocional. Este símbolo permite que el alumno pueda canalizar Reiki en los niveles mental y emocional. Aquí se trabaja a mayor profundidad para sanar problemas mentales y emocionales. Es muy útil cuando queremos mandar Reiki a la causa de una condición. También es muy bueno en problemas de ira, tristeza, ansiedad, depresión y problemas con relaciones. Puede ayudar al estudiante a dejar hábitos dañinos.
  • El símbolo de la Distancia. Este símbolo permite que el alumno pueda mandar Reiki a distancia. El receptor de Reiki no tiene que estar presente físicamente. Puede estar en cualquier sitio en el mundo. También se puede usar este símbolo para mandar Reiki en el futuro, También puede usar el símbolo para mandar Reiki al pasado. También se puede usar el símbolo para mandar Reiki a causas, metas, relaciones, casi cualquier cosa que afecta su vida.

Tercer Nivel (Maestro/a Interno/a)
La alineación del tercer nivel abre el canal central aún más. El estudiante recibe el símbolo Maestro de Usui en sus dos formas. Este permite que el alumno pueda trabajar en un nivel espiritual. El símbolo también aumenta la potencia de todos los demás símbolos. Este nivel se llama “Maestro Interno” porque nos damos cuenta que cada persona es responsable por su propia vida y es maestro de su propio destino. Este nivel puede ayudar al alumno a encontrar su verdadero camino en la vida pero puede requerir cambios en su vida.

Maestría de Reiki
En este nivel se abre el canal central aún más y el estudiante recibe 4 símbolos adicionales de la Maestría Usui Tibetano. El alumno aprende cómo hacer alineaciones y como enseñar Reiki a otras personas. El alumno acepta la responsabilidad de enseñar Reiki con respeto y dedicación, así como a ayudar a otros a encontrar su propio camino de autodescubrimiento y sanación.

Beneficios de Reiki

Estos son algunos de los muchos beneficios que el Reiki nos puede aportar:

  • Actúa a todos los niveles: físico, mental, emocional y espiritual.
  • Favorece la autocuración porque libera la propia energía curativa.
  • Fortalece la mente, el cuerpo y el espíritu.
  • Equilibra la frecuencia vibratoria del cuerpo y de la mente.
  • Produce relajación profunda
  • Libera bloqueos y purifica toxinas.
  • Equilibra los centros energéticos (chakras).
  • Restablece la armonía y fluye en cantidad ilimitada.
  • Ayuda al crecimiento personal y espiritual.
  • Aporta beneficios mentales y hace sentirse más contento con la vida.
  • Colabora en el aumento de la confianza en uno mismo y potencia la autoestima.
  • Desarrolla el propio potencial humano y espiritual.
  • Potencia los propios recursos y el triunfo.
  • Combate el estrés.
  • Aporta más facilidad para superar las crisis.
  • Ayuda a encontrarse a uno mismo.
  • Eleva al ser a la Comprensión.

En cuanto a sus aplicaciones, estas son muy amplias. Como hemos indicado anteriormente, puede utilizarse con personas, animales, plantas, alimentos e incluso en la limpieza energética de las casas. Además, es muy beneficioso su uso en los casos de emergencia (accidentes, enfermedades, operaciones, etc.), en donde colabora en la sanación.

Mi experiencia con Reiki

Mi experiencia con la energía se remonta a varios años atrás, cuando al despertar por las mañanas tenía fuertes vibraciones por todo el cuerpo que iban de menor a mayor intensidad; con el paso del tiempo, estas vibraciones las iba sintiendo más a menudo y prácticamente ya las iba percibiendo a diario, tanto al despertar como despierto. Las personas de mi entorno a las que les contaba estas experiencias y que entendían del tema me recomendaban que hiciera los cursos de Reiki, explicándome que me ayudarían a manejar y manipular esa energía que en ese momento recibía “en bruto”. Era la primera vez que escuchaba la palabra Reiki, ya que hasta entonces yo ignoraba por completo de qué se trataba. Investigando sobre él me decidí a realizar el primer nivel. A continuación os comentaré mi propia experiencia con Reiki desde entonces hasta ahora.

Desde que me inicie en el primer nivel, no dejé de darme autotratamiento durante los seis meses siguientes a él, recomiendo que todo el que se inicie en Reiki no deje de aplicárselo sobretodo al principio, de esa forma fui comprobando cómo al imponerme las manos en diferentes partes del cuerpo en unas percibía vibración y en otras no. Probaba en ponerme y quitarme las manos y ver si a la vez que las retiraba de las diferentes zonas también desaparecía la vibración, como así sucedía. A medida que pasaban los días comprobaba como iba saliendo calor de mis manos, no la sensación de manos calientes sino que desprendían calor dependiendo de dónde las colocase. También, como si una voz interior me fuera conduciendo, me llegaban como respuestas a las preguntas que interiormente me hacía. Esta intuición interna unida a la práctica continuada y a la investigación que iba realizando me iba ayudando a ir descifrando esas dudas que me surgían. Comprendí que cuando aplicaba las manos en una zona y percibía vibraciones es que esa zona estaba bloqueada a nivel físico o emocional y debía de mantener las manos ahí hasta que remitieran las vibraciones.

A los cinco meses de iniciarme realicé el segundo nivel. Una semana después de acabarlo, comencé con mi labor de voluntariado en el hospital. El tratar a tantas personas con diferentes estados y enfermedades me he hecho avanzar y crecer tanto a nivel energético como espiritual. Durante las sesiones observaba todos los cambios que se me iban produciendo, por ejemplo, comenzaba a notar como un calor interno recorría el interior de mis brazos al imponer las manos y dependiendo las zonas las respuestas eran diferentes.

Cuando el paciente tenia ansiedad o estrés, al aplicar las manos sobre la zona del corazón mi cuerpo percibía esa ansiedad y me producía como suspiros o cuando colocaba las manos en las zonas dañadas o enfermas, entonces la sensación era de mucho calor y vibración a veces tan intenso que me producía un bochorno interno tan fuerte que debía de retirar las manos durante unos segundos para recuperarme. El Reiki no deja de sorprenderte, y el envío de energía a distancia fue una de esas ocasiones en que lo hizo, ya que una cosa es dar una sesión física en la que uno impone las manos y percibe los bloqueos y otra hacerlo a distancia. Me sorprendió lo increíble y maravilloso que esto resulta, ya que funciona igual que si tuvieras a la persona físicamente, sientes y percibes lo mismo. En mi caso, he realizado varias y después he consultado con dichas personas y hemos coincidido en las sensaciones y percepciones percibidas. Estuve cerca de un año practicando e investigando hasta que decidí realizar el tercer nivel, el cual nada tiene que ver con los anteriores; la canalización y cantidad de energía aumentan, los métodos y formas que se utilizan también se modifican. Para mí fue una experiencia increíble, así como todo lo que está viniendo después. En el mismo curso comencé a experimentar que con los ojos se puede no sólo dar Reiki, sino percibir los bloqueos; también que podíamos emplear los dedos para profundizar, localizar y dar energía. En una de las pruebas que hice con otra compañera, llegué a ver el color de los chakras que estaba atravesando durante el ejercicio.

La labor en el hospital me ha ayudado mucho, pero no he dejado de darme Reiki y dar sesiones a pacientes, amigos y familiares; todo ello, junto a la investigación, me ha hecho ir avanzando; es como si ascendiera por un edificio y en cada planta aprendiera algo nuevo. A partir de la iniciación en el tercer nivel, he ido comprobando como mi canalización ha aumentado y lo sigue haciendo enormemente; ahora me basta con pasar la mano por encima del cuerpo para identificar los bloqueos, y también lo puedo hacer con los ojos, pero lo más importante es el poder de la intención y el pensamiento, que te llega hasta límites que ni imaginamos.

He comprobado que esto mismo funciona con los animales, plantas y casas, donde también se pueden percibir las vibraciones en forma de bloqueos o desequilibrios. A modo de ejemplo, os comentare que el pasado verano, durante mi viaje por Budapest, entré a un cementerio judío y rápidamente me tuve que salir, ya que las vibraciones que percibía eran tan fuertes e intensas que se transmitieron por todo mi cuerpo al extremo de notar incluso temblores; es un lugar donde percibía mucha densidad, mucha tristeza, dolor… allí murieron muchas personas ejecutadas y esas energías si no se limpian y purifican continúan impregnando esos lugares; los mismo sucede con objetos, los cuales se impregnan de las energías de quienes los usan. Ahora, continuando la evolución de la que antes os hablaba, he conseguido que con tan solo visualizar una foto y recorrer mi dedo o vista sobre ella puedo detectar y percibir los bloqueos de la misma manera que si tuviese presente físicamente a la persona. Sé que aún no he llegado al último piso de ese edificio de evolución personal, pero no importa, porque he comprobado que en cada piso que asciendo y penetro no deja de sorprenderme y maravillarme.

Hasta aquí os he comentado todas mis experiencias con Reiki, con la energía. Espero que este artículo os haya resulto las dudas que pudierais tener y, especialmente, espero que os haya animado a alguno de vosotros a iniciaros en este tema y experimentarlo por vosotros mismos. Nosotros y todo lo que nos rodea es energía a diferentes niveles de densidad, y conocerla, trabajarla, puede convertirse en algo maravilloso. Os invito a introduciros en el Reiki, ya que aunque él es invisible, sus efectos no lo son.

Anuncios

Un comentario en “¿Qué es el Reiki?

  1. Pingback: La terapia de reiki, ayuda complementaria para pacientes de cuidados paliativos – Blog – Información Sin Fronteras

Los comentarios están cerrados.